viernes, 30 de abril de 2010

Atardeciendo

Él la miraba discreto. Ella jugaba con su pelo como niña traviesa.
Él se tomaba su tequila. Ella bailaba al son de la lluvia, mirándolo con cada vuelta.
Ella se acercó saltando. Él miró al sol que caía por las montañas.

- ¿Qué miras? ¿Se te antojó algo?- preguntó ella con una mano en la cintura.
- No, nada… es que eres muy bonita- se sonrojó levemente y ella sonrió.
- ¿Quieres besarme?
- Ehm… ¿perdón?
- ¿Qué si quieres besarme?
- ¿Qué si quiero besarte?
- Sí… ¿eres sordo o huevón?
- Lo siento… no estaba preparado para esa pregunta.
- ¿Te preparas para las preguntas que te hará una desconocida?- sintiéndose como un pedazo de imbécil, volvió a sonrojarse.
- Sí… tienes razón… no tiene sentido – silencio.
- Ajá… ¿y entonces?
- Bueno… eres muy bonita.
- ¿No me vas a contestar, cierto? – rió – qué lástima, porque si me decías que querías besarme, yo te diría que también quería besarte.
- Bueno… te he dicho que eres muy bonita, ¿eso no vale?
- Claro que no. Tú eres horrible y aún así quiero besarte. La belleza está sobrevalorada y es algo que no logro entender.
- Bueno… tú eres bonita.
- Ok… creo que se te rayó el cassette.
- Bueno… sí, quiero besarte.
- Lo siento… creo que ha pasado el momento… ¿no te parece?
- Sí, opino igual… creo que esto es incómodo ya.
- Sí…

Ella solo perdió su beso de película. Él solo perdió a la chica de ojos color marrón que bailaba con la lluvia. Ellos se amaron por una fracción de segundo, hasta que el darse cuenta que todo lo idealizado es falso, les arruinó el romance.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Corre que te pisa la marea

Me duele el pecho
no puedo respirar
mis llantos que son halaridos son sordos a tus oídos
no hay imagen más fría que la humedad de tus labios puestos en otros
y duele cuando me tocas y siento
y siento
y siento...

yo ¿sentir? ¿yo?
quisiera ser de hojalata
quisiera ser de hierro
de acero
de metal
o de plomo
qué me importa de qué sea, mientras no sienta
porque así como ahora tengo tus caricias, mañana tendré tu desprecio
y tanáticamente mi cuerpo suplica que huya
tal vez por muerte
tal vez por vida...
¿quién soy yo para juzgar a mis instintos?

martes, 1 de septiembre de 2009

Sentidos olvidados

Te busco en la oscuridad, pero no puedo encontrarte. No te veo, no sé cómo eres, ¿quién eres? Ni siquiera mi tacto me permite saber cómo eres, no sé si eres real o si es acaso un truco de mi imaginación que bromista se ríe de mí.

Tampoco me encuentro. ¿Dónde estoy? ¿Quién soy? ¿A dónde voy? Sé que las respuestas están ahí, escondidas, ocultas, temerosas, pero no sé cómo encontrarlas, no sé cómo encontrarme. ¿Acaso tu inexistencia me ha vuelto invisible?

¿Me ves? ¿Me hueles? ¿Me sientes? ¿Cómo soy? ¿Lo sabes? ¿Te gusto?
.
.
.
.
Yo no me siento, tengo miedo.... ¡Ayúdame! ¡Rescátame! ¡No siento! ¡acaríciame! ¡pégame! Necesito saber que existo..... ¡Sálvame! No me olvides...

domingo, 30 de agosto de 2009

Perdón

En una de mis clases de psicología me pidieron que escribiera una carta de amor y este fin de semana me he sentado a intentar hacerla. Creo que fue mala idea tratar de inspirarme en mi propia experiencia, pues me hizo recordar muchas cosas que he decidido desplazar de mi mente, pero al parecer se resisten en quedar en la conciencia.
Decidí entonces escribir una carta de perdón, tal vez había llegado la hora de dejar a un lado el rencor y el odio, y reemplazarlo por ese sentimiento tan hermoso que siendo sincera, me es tan difícil alcanzar.
"Te perdono", escribí y por varios minutos, que parecieron segundos, me quedé contemplando esas dos palabras. ¿Lo perdono? ¿LO PERDONO? ¿Cómo perdonar a alguien que te hizo tanto daño? ¿Cómo perdonar a alguien que siempre fue una mentira? ¿A alguien que robó tanto de ti?

Pero ahí, en el papel, seguían escritas esas palabras. Se suponía que debía continuar escribiendo, pero no sabía qué seguía después... ¿Por qué lo perdono?, me pregunté... El perdón debe ser holístico, poco selectivo... Y entonces arranqué la hoja y la boté... pero el tema del perdón siguió en mi cabeza...

Una vez oí que no puedes perdonar a alguien si ese alguien no te ha pedido perdón, pero... siento que no es así... No necesito que me pida perdón, para perdonarlo... Así como sé que perdonarlo no es por el bien de él, es por mi bien... Y sé que si no lo perdono, es porque no he querido... Tal vez, a quien debo perdonar es a mí misma... porque así como él fue una mentira, yo también lo fui... porque siento que de cierto modo permití que me hiciera daño, que me lastimara, que me usara...

Perdonarme a mí misma... supongo que deberé escribir ahora "Me perdono", pero estas son aún palabras más difíciles de imaginar... y de sentir.

viernes, 21 de agosto de 2009

El berraco miedo



Ayer tuve uno de esos momentos en los que alguien te pega una cachetada simbólica que te hace mover todo por dentro.
Ese alguien era un gran amigo mío que había sido mi profesor de Filosofía en el colegio y que cuando entré a la universidad, hace 2 años y medio, se fue del país por motivos de seguridad. Toda la vida desde la primera vez que entró a clase, fue la persona que más me conoció en la vida y siempre sentí admiración, respeto y un profundo cariño hacia él.
Estaba nerviosa mientras iba a su encuentro pues sabía que terminaríamos hablando de mis miedos y de toda esa mierda que uno tiene adentro y que uno a veces es ciego y no ve. Y fue así... como buen Filósofo y amigo, terminó preguntándome ¿Quién era yo? y mi respuesta..... no supe la respuesta... pero él me forzó una y otra vez a decirle... "Nunca digas no sé... si quieres inventa, miénteme", me decía.... terminé entonces diciéndole todo.... que tengo miedo a todo, que no soy nadie, que me aterra lo que los demás piensen de mí, que me gustaría que nada me importara, que me siento ignorante, que soy ignorante, que estoy sola, que no me soporto... y entonces me hízo una pregunta que jamás pensé que fuera tan complicada:
¿Por qué alguien se enamoraría de usted?

Me exigía que dijera las cosas buenas en mí y después de mucho pensarlo, le di respuestas mediocres que me hicieron sentir absurda y que me hicieron ganar un gran regaño... "Cómo es que usted no ve en sí misma lo que por ejemplo yo veo en usted", me dijo que cuando yo perdiera el berraco miedo, yo sería la mujer más grandiosa del mundo, que me atrevería a pensar por mí misma (AH.. es q me criticó mi modo de vestir q es... supuestamente a la moda), me criticó (no fue una crítica sino una observación realmente)el que yo me sintiera tan dependiente de todo el mundo, desde mis amigos hasta mis padres (antes me pidió que le contara qué tan apegada estaba a cada una de las personas significativas en mi vida, luego de contarle unas pequeñas desilusiones que he tenido en los últimos días), me llamó la atención sobre mi carrera (Psicología), sobre mis amigos ("tenga amigos con lo que jamás se sentiría compatible, hable con gente que le caiga mal, deje el maldito miedo, atrévase a salirse de la botella en la que está") sobre mis padres ("cuando sea independiente de ellos, ellos de verdad van a ser sus amigos") y sobre mil cosas más.

Al parecer, tengo mucho qué pensar todavía, entender qué camino quiero coger.

Imagen de Jordi Solano López, "Alicia"

martes, 21 de julio de 2009

No escuchas.....

- No hay que comprenderse para quererse, el amor no necesita verdades, a veces solo depende de la intuición y la confianza.

- ¿Cómo amar algo desconocido para uno?

- No necesitas haber escalado el Everest para tener la certeza de que en tí hallarás la fuerza para realizar la tarea... No necesitas haber amado para saber que cuando llegue el momento amarás con el alma, el espíritu y tu corazón... o cerebro -aclaró.

- Sé lo que me estás diciendo pero no logro comprenderlo lo suficiente como para volverlo parte de mi vida. O sea... ¿cómo amarse por pura intuición? eso no me cuadra...- dijo levantando una ceja.

- No es eso... estás entendiendo mal...

- O tal vez no te estás haciendo entender...

- Como quieras... el punto está en que a veces simplemente tienes que dejar que la vida te lleve, confiar en que las cosas suceden... y simplemente amar...

- creo que soy demasiado superficial para ti.

- Jajajajajaja... claro que no... sólo estás confundida... debes aprender a oír tu cuerpo, a oír tu corazón... saber qué es lo que de verdad sientes, qué es lo que de verdad quieres y entonces.... sabrás cuál es el camino, sabrás cuál es el siguiente paso a dar.

- ¡Qué fácil suena eso, pero qué difícil es llevarlo a cabo! O sea, en serio lo he intentado, quiero hacer todo eso que dices, pero... entre más lo intento, más fallo... quise mejorar mi vida, y por intentarlo fallé a todas las personas que están a mi alrededor e incluso me siento más miserable de lo que estaba antes.

- eso significa que en realidad no estás escuchando a tu cuerpo y tu alma... no sabes qué es lo que de verdad quieres, busca el equilibrio...

- El fuckin' equilibrio!!! Todos dicen lo mismo, pero nadie dice cómo de verdad encontrarlo...

- todos dicen cómo, sólo que no escuchas.

domingo, 5 de julio de 2009

Cuando llegues al muro

Me dijeron por ahí que es en los momentos más duros que se conocen a los verdaderos amigos y que del mismo modo, te conoces a ti mismo.
Conoces quién te va a querer por más mamón que te pongas, por más irritable que estés... conoces a los incondicionales y poco alcahuetas.

Si acaso empiezas a perder la cabeza, nada mejor que una mano amiga que te de una CACHETADA (evita que te des contra el muro al que te diriges por estar andando por el camino equivocado)... y si acaso, sólo si acaso, no recibes ésa cachetada... pues ojalá encuentres a alguien que te de un casco para que no te destroces cuando llegues al muro....

......................................................................................................................... Llegué a un momento de mi vida en que no soportaba ser yo... tenía tanta confusión, tanto miedo a todo, incluso a las cosas buenas.... que simplemente lo desalojé todo de mi cuerpo y de pronto me encontré vacía y perdí todas las ganas de respirar... Quería ser una persona que jamás llegaría a ser y odiaba todo lo que yo era... Odiaba mi forma de hablar, de reír, de llorar, odiaba a mis amigos, a mi familia, a mi carrera, a mi universidad, a mi país, odiaba mi cuerpo, mi cara, mi cuarto... TODO LO ODIABA.... Ya había llegado al muro y me había dado durísimo y ahora estaba cubierta de escombros... No se podía hacer nada más que dejarse morir o quitarse los escombros de encima...

Y esto último fue lo que hice... Aceptar algunas cosas en sí mismo es muy jodido (complicado), como el hecho de aceptar que uno no se quiere... eso duele bastante, más cuando se suma la afirmación de "si no te quieres, no esperes que otros te quieran" y entonces, tienes que aceptar que el único responsable de tu soledad, de tu bajada en picada... eres tu... tú, tú y sólo tú.

Pero conocerte, te da la posibilidad de cambiar... y estoy en ese proceso... he tenido que reconocer que tengo cosas admirables, que puedo dar mucho y más allá, me he dado cuenta que hay muchas personas a mi alrededor que de verdad se preocupan por mí... además, que la vida por muy hijueputa que sea, también es preciosa, pero sólo si te das la oportunidad de descubrirla.

miércoles, 3 de junio de 2009

Contradicciones

Cuando dejas que una persona te importe, permites que haya una pérdida en el futuro, siempre habrá una pérdida que será más grande en cuanto más te importe la persona en cuestión. A veces me da miedo permitirme que una persona me interese demasiado, pero es un miedo que no controlo y las acciones para evitarlo tampoco las controlo... entonces, comienza otro temor, el temor a que nunca nadie me llegue a importar lo suficiente como para que me muera del dolor. Necesito tener algo qué perder... pero el temor a perder también está ahí... aún así, ese es un temor que sé, uno debe tener en la vida, porque sino... no hay sentido...

A veces me pregunto si pienso demasiado en el futuro, y la verdad, creo que la respuesta es afirmativa... Quisiera pensar más en el presente, dejarme llevar un poco más por mis instintos, no pensar dos veces antes de hablar, no pensar... quisiera sentir, permitirme sentir... me siento como en una cárcel que yo misma he creado para mí, y sineto que es una cárcel con todas las comodidades xq de cierto modo, me rehuso a salir de ella... pero DEBO hacerlo, x mi salud mental, x mí misma... Necesito desligarme de muchas cosas, de muchas personas, necesito ver más allá de mis propias narices, sentir más allá de mi propia piel...

Necesito ser yo misma, lo necesito.

jueves, 28 de mayo de 2009

Mentiras y más mentiras


Foto de: oOfAilEdOo

Quítame el corazón
si me mientes
quítamelo
porque cada mentira es un suspiro menos de vida
y prefiero no sentir nada
a sentir este dolor.

Quítame la vida
porque ya nada vale la pena...
porque tu me mentías...
porque juraste siempre estar aquí
y mientes con que estás.

Quítame los ojos
porque no quiero ver tu boca
tus ojos que mienten
tus manos que falsean con promesas que jamás se cumplirán.

Quitame todo
no me dejes en el incognito rincon de la incertidumbre
todavía no entiendo por qué cada palabra salida de tu podrida boca
carecía de sentido...
todavía no entiendo cómo llegué a sentirme así
y todo me remite a una persona
que ya no veo, que ya no escucho, que ya no huelo, que ya no siento...

Quítame tu recuerdo
ya no quiero pensarte si ya no te siento
porque todo dejó de valer la pena.

sábado, 23 de mayo de 2009

el camino en un abrazo

Agotada andaba de la vida
pero sabía que debía pelear
por ellos, por quienes amo, por mí...
Pelear por quien soy,
hacer lo correcto, huír de lo fácil.

Por mucho tiempo quise ser descomplicada,
pensar en mí y en nadie más que en mí...
Pero poco a poco, me perdí...
¿A dónde iba? ¿De dónde venía?
¿Cuál sería el siguiente paso a dar?

Llegó la desesperación
ya no sabía qué hacer, qué decir, qué pensar o sentir.
Me oculté bajo una máscara de ira que escondía
a la chica triste que gritaba auxilio.
Asfixiada, batida, cansada, decepcionada...
Lloraba en silencio sin razón aparente,
gritaba en los sueños con un dolor latente...

Pero pasara lo que pasara, nada funcionaba.
Y entre más avanzaba, más perdida estaba.
Decidí esperar, para que alguien me encontrara,
y aunque nadie lo entendió,
aunque nadie comprendió...
en la sutileza de un abrazo la luz hallé,
y el camino perdido encontré, o al menos eso pensé.

Aunque la sensibilidad a la orden del día está,
saber qué tengo que hacer para sentirme vital
es el remedio ideal, para una sonrisa en mi rostro dibujar.